December 14

Pemex al margen de la Ley

Incansablemente los funcionarios de la 4T aseguran que hoy las cosas son diferentes, e incluso el propio presidente López Obrador afirma que, en tan sólo dos años, se han podido “recuperar” más de 2 billones de pesos para el erario derivado del combate a la corrupción. Desafortunadamente para los mexicanos, la realidad es que los trapos sucios siguen saliendo a la luz, desde asignaciones directas de contratos millonarios de Pemex a familiares del presidente, hasta acusaciones de diversos funcionarios de la petrolera que aceptaron sobornos en procesos de licitación.

El problema de la asignación directa ha sido sumamente recurrente en este Gobierno. Según datos oficiales de Compranet, en 2019 más del 80% de los contratos fueron asignados de esta manera, es decir, sin un proceso de licitación pública. En este sentido, Pemex no ha sido la excepción. Según un estudio elaborado por la organización Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad seis de cada diez contratos son asignados de manera directa por la petrolera, sumando cantidades que superan los 290 mil millones de pesos.

Lo más preocupante es que varios de estos contratos fueron asignados a una empresa propiedad de la prima del presidente, Felipa Obrador, por montos que superan los 365 millones de pesos. A diferencia de otras noticias sobre corrupción que se vuelven altamente mediáticas, esta nota se mantuvo de bajo perfil; y, si bien Pemex ya anunció que estos contratos fueron rescindidos, cabe destacar que fue necesaria una investigación de LatinUs para que Pemex “se diera cuenta del error”, como dijo de manera elocuente mi paisano. En otras palabras, es mejor pedir perdón que permiso. 

Además, esta semana el Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló que distintos funcionarios de Pemex aceptaron sobornos por parte de la empresa suiza Vitol, una de las mayores distribuidoras de hidrocarburos del mundo, para obtener contratos millonarios, demostrando una vez más, que el discurso del combate a la corrupción no es más que eso, un discurso.

Finalmente, no puedo dejar de mencionar la poca transparencia que ha habido en la asignación de contratos para la construcción de la nueva Refinería de Dos Bocas. Como Diputada Federal por Tabasco, me parece sumamente lamentable que, en lugar de otorgarle contratos a empresas tabasqueñas como se prometió, sólo se ha visto beneficiada la filial de Pemex Transformación Industrial, la cual, al regirse por el derecho privado, no tiene la obligación de someterse a los estándares de rendición de cuentas de la Administración Pública Federal. Personalmente, he solicitado todos estos contratos por la plataforma de transparencia, sin embargo, sigo sin recibir respuesta.

En medio de la peor crisis por la que ha atravesado Pemex, con pérdidas acumuladas en tan sólo dos años que superan el billón de pesos, con una calificación crediticia que ha caído a nivel de bono basura, y con una deuda que ha aumentado a niveles nunca antes vistos, dichas acusaciones de corrupción sólo reafirman que la empresa sigue siendo la petrolera menos rentable del mundo y la que genera menos confianza en los mercados internacionales.

Lo digo y lo sostengo, la transparencia debe alejarse de sólo un discurso político, más bien debe ser el eje rector del quehacer público. No permitamos que el lema pase a ser “al margen de la Ley nada y por encima de la Ley, Pemex”.


Tags

4T, Ley, PEMEX


You may also like

>