December 1

Festejos guadalupanos: urge un plan anti-Covid

A la “Villita” Guadalupana tradicionalmente asiste alrededor de medio millón de poblanos

Ante el fuerte incremento de contagios y fallecimientos por Covid en las últimas semanas las autoridades eclesiásticas y de gobierno de la Ciudad de México —en una muestra admirable de responsabilidad y sensibilidad social— anunciaron el cierre del 10 al 13 de diciembre, de la Basílica de Guadalupe. 

Asimismo, las arquidiócesis de Nuevo León, Puebla, Michoacán, Hidalgo, Guanajuato y Chiapas decidieron cancelar los tradicionales festejos con motivo del día de la Virgen de Guadalupe, haciendo extensivo el llamado al resto de la comunidad eclesiástica a mantener cerrados templos, parroquias y santuarios guadalupanos en todo el territorio nacional, así como a suspender las verbenas populares, kermeses y eventos culturales y a cancelar todo tipo de peregrinación o procesión programada para este diciembre.

Recordemos que México es el segundo país del mundo con el mayor número de católicos, con casi 111 millones de fieles. Cada año, tan solo a la Basílica de Guadalupe, acuden alrededor de 10 millones de fieles provenientes de varias entidades del país, a la basílica de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos, Jalisco, acuden cerca de 5 millones, mientras que el santuario de Nuestra Señora Inmaculada de Juquila, en Oaxaca, recibe a más de 3 millones de fieles. 

Puebla se ubica entre las 10 entidades con más presencia de católicos. Aquí, 9 de cada 10 profesan la religión católica. Cada año, millones de fieles acuden a distintos santuarios guadalupanos del estado. Tan solo a la “Villita” Guadalupana tradicionalmente asiste alrededor de medio millón de poblanos. 

En fin, estamos hablando de millones y millones de fieles en todo el país que cada año muestran su respeto y cariño a la Virgen de Guadalupe. El problema es que, en medio de un repunte de contagios —tan solo el viernes pasado se reportaron más de 12 mil contagios en un solo día— esto podría derivar en tragedia nacional.

La autoridad eclesiástica ha señalado que si alguien decide visitar la Basílica antes del 11 de diciembre podrá llevar veladoras para que sean encendidas en al atrio de la Virgen en su día. Si opta por llevar flores, los pétalos secos serán recolectados y conservados para luego ser colocados en un tapete como recuerdo de la visita de los feligreses.

Asimismo ha informado que los feligreses podrán enviar fotos de las personas o familias por las que se pide y que serán colocadas en el altar de la Basílica de Guadalupe. Si se envía una fotografía del lugar donde se venerará a la Virgen —puede ser de un altar en casa, parroquia, negocio, barrio o colonia— será proyectada a través de redes sociales. También se podrán encender veladoras virtuales en la pagina web de la Basílica. Finalmente, se ha anunciado que las celebraciones eucarísticas del 11 y 12 de diciembre serán transmitidas virtualmente a través de plataformas digitales de la Basílica y por medios de comunicación abierta.

A pesar de todos estos esfuerzos, es claro que prácticamente será imposible evitar que mucha gente exprese su fervor guadalupano en pequeñas parroquias y templos, por lo que el reto de la autoridad local será garantizar que estas expresiones de fe se realicen con orden y de manera segura.

Pensando en ello, el día de ayer presenté un punto de acuerdo en la Cámara de Diputados, primero, para exhortar a la Secretaría de Gobernación a que, a través de la Coordinación Nacional de Protección Civil coadyuve con los gobiernos de las entidades federativas, así como con los de municipios y alcaldías, en la actualización e implementación de protocolos de actuación y de medidas sanitarias, tanto para la atención a los peregrinos y feligreses que a pesar de las advertencias decidan acudir a los santuarios tradicionales, como para la implementación de medidas de control y atención en templos y parroquias, a fin de evitar el contagio por Covid-19 entre las y los asistentes.

Y segundo, para exhortar a las autoridades estatales y municipales de las entidades de la República a que desplieguen la máxima publicidad posible respecto al cierre y cancelación de eventos conmemorativos del Día de la Virgen de Guadalupe, así como de las estrictas medidas de control que se tiene programado aplicar en templos y parroquias, a fin de evitar contagios por Covid-19.

Lo ideal es que este año esperemos la visita de Nuestra Señora de Guadalupe en casa. Estoy seguro que ella entenderá que este año hay razones de peso para no acudir a los templos y parroquias a venerarla. Pero si alguien decide ir personalmente a alguna iglesia cercana, lo ideal también es que haya un operativo robusto de protección civil que evite mayores contagios. Creo que ante la posibilidad de que muchos decidan ir a su parroquia local, la autoridad tiene la obligación y el reto de garantizar que este fervor guadalupano se exprese de manera ordenada, siguientdo al pie de la letra los protocolos anti Covid.


Tags

Anti Covid, Poblanos


You may also like

>